Varejistas americanas anunciam o fechamento de 4,8 mil lojas